1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX




Название1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX
страница18/23
Дата конвертации27.12.2012
Размер0.82 Mb.
ТипДокументы
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   23

C : ¿Cuáles son sus autores favoritos? ¿Cómo lo han influido la literatura y el arte?


KIRBERG : Desde muy pequeño me sentí atraído por la lectura. Leía todo lo que llegaba a mis manos de Salgari y Julio Verne, por ejemplo. Me interesaban la aventura y las visiones del futuro.

En mi juventud temprana me devoré los clásicos rusos, tal vez influenciado por mis tíos, con quienes convivía cuando salía del internado de la EAO. Leí a Tolstoy, Gorky, Andreiev, Dostoievsky, Kuprin, Gogol, Chejov, etc. Me sentí interpretado por el personaje de "El Príncipe Idiota". Creo que los rusos me impresionaron por su romanticismo, su espíritu dramático y trágico. En sus obras percibía la inmensidad de la gran estepa rusa y cómo ésta pesaba en la producción de sus escritores.

Leí también Don Quijote y comprendí lo que era un clásico de nuestra lengua, un coloso del pasado y de todos los tiempos. Otros autores españoles que me interesaron fueron Ramón del Valle-Inclán, Camilo José Cela y José Ortega y Gasset, especialmente "La Rebelión de las Masas". Los autores nacionales, desde Baldomero Lillo a Luis Enrique Délano, me mostraron al pueblo chileno y me ayudaron a comprenderlo. Pérez Rosales y Blest Gana me dieron a conocer aspectos de nuestra historia. Me atrajeron, en particular, Manuel Rojas, mi amigo Francisco Coloane y Fernando Santiván, que en su novela "El Crisol" pinta un acertado retrato de la Escuela de Artes y Oficios a comienzos de siglo. La obra "La Casa de los Espíritus", de Isabel Allende, me parece una expresión maestra de la literatura chilena. Baldomero Lillo, Reinaldo Lomboy y otros contribuyeron a formar mi espíritu de rebeldía y mi decisión de abrazar la lucha del pueblo.

Los escritores norteamericanos, desde Walt Whitman a Cadwell, pasando por Dreiser, Bronfield, Fast, Gold, Lewis, Sinclair, etc. me impresionaron por la calidad de su literatura y por lo que me dieron a conocer de la vida (y subvida) norteamericana y las acertadas pinceladas de sus cuentos cortos contribuyeron más a este conocimiento. También tuvieron su espacio los escritores latinoamericanos: Sábato, Ingenieros, Cortázar, Benedetti, Onetti, Amado, Vargas Llosa, Asturias, Carpentier, etc. En particular destaco "Las venas abiertas de América Latina", de Eduardo Galeano; me impactaron también Juan Rulfo, Carlos Fuentes y todas las obras de García Márquez, que muestran el paisaje y el alma de la raza iberoamericana. Veo "Cien años de soledad" como una obra cumbre de nuestra literatura.

Una mención especial merecen los europeos, producto de su cultura milenaria, entre los que destaco a Shakespeare, Oscar Wilde, Bernard Shaw, Stefan Zweig, Emile Zola, Anatole France, André Malraux y Thomas Mann. Un tiempo disfruté del sentido sombrío, trágico y profundo de los autores nórdicos, entre ellos, Ibsen, Lagerloff y Lagekrvisk. En un estilo similar, recuerdo al polaco Ladislao Reymont. En cuanto a poesía, cuando joven me emocionaba la de José Domingo Gómez Rojas, Rubén Darío, Gabriela Mistral y me deleitaba con "La Araucana" de Ercilla. Luego apareció la obra de Neruda y fue, desde entonces, mi poeta favorito hasta el día de hoy.

En música, desde joven me gustó la ópera, los clásicos y especialmente los barrocos. Fue a través de la música que conocí a mi esposa y también la música me ayudó en la inspiración y algunas veces me sirvió de consuelo y estímulo. Recuerdo que cuando estaba confinado en la Isla Dawson me paseaba reproduciendo interiormente la Quinta Sinfonía de Beethoven, que me exaltaba el estado de ánimo, tan necesario en esos momentos. Mis favoritos son los clavecinistas: Frescobaldi, Scarlatti, Corelli, Vivaldi, Haendel, Bach, etc.


C : ¿Qué es lo más importante que Ud. ha aprendido de su profesión?


KIRBERG : Quisiera desdoblar mi profesión en dos aspectos que, si bien se relacionan entro sí, no son lo mismo: Ingeniería y Educación. Junto con ejercer la profesión de ingeniero, siempre mantuve la docencia superior como telón de fondo desde que egresé.

Como ingeniero, organicé y dirigí mi empresa de ingeniería eléctrica y, en esa capacidad aprendí muchas cosas, especialmente de tipo financiero y también técnico. Pero yo destacaría que aprendí mucho a través del contacto diario con los obreros. Los trabajadores chilenos son muy inteligentes, llenos de recursos y con gran sentido del humor. Más de una vez, elaborando un proyecto, llamé a uno de ellos para discutir una solución o variante y siempre recibí un aporte importante.

En cuanto a educación, en cada universidad y escuela en que trabajé aprendí cosas diferentes. Las experiencias con alumnos de distintas edades también son diferentes. El estudiante chileno es, por lo general, inteligente; capta con facilidad e incorpora a su mente tanto un concepto como una idea de conjunto. Por ello no es muy partidario de estudiar o "machacar", aunque nunca faltan unos cuantos de estos. Le tiene horror a la redacción de documentos. En Estados Unidos, al terminar un curso, a menudo el estudiante debe redactar un paper o trabajo escrito relacionado con la materia. Esto le ayuda a aprender a investigar, exponer con orden, sintetizar y expresarse por escrito. En Chile sería más difícil aplicar este sistema.

Tal vez mi conclusión fundamental sea que el profesional, donde quiera que desempeñe sus funciones, puede alcanzar grandes satisfacciones si sigue normas éticas estrictas, se esmera en acrecentar la calidad de su obra y coloca los intereses de la comunidad por encima de posibles ventajas personales en el corto plazo.


C : ¿Qué ha aprendido Ud. de Chile?


KIRBERG : (Se entusiasma) Todo. Todo lo bueno que yo pueda tener. Aprendí de Chile y los chilenos la alegría de vivir, el goce de la lucha diaria por un ideal, el cariño familiar, el romanticismo de las grandes causas y su peligrosa atracción. También aprendí el estoicismo ante el dolor y la miseria, la rebeldía ante la tiranía y la arbitrariedad; lo que es la verdadera amistad y el compañerismo, la hospitalidad y la generosidad; el goce de lo bello en la contemplación de un ágata o de las montañas de nuestra imponente cordillera. El goce estético del arte, la poesía, la música y la literatura. Chile me permitió conocer personalmente a nuestros gigantes de la poesía. ¡Dónde podría uno haber escuchado a Neruda recitar personalmente sus poemas!

A su debido tiempo, aprendí a apreciar a sus mujeres, su belleza, gracia, femineidad, devoción a toda prueba, madres ejemplares y luchadoras de gran tesón. Ahí está, como ejemplo brillante, la mujer de la población.

Aprendí a apreciar las lejanías en sus dimensiones y paisajes y las cercanías en sus flores, sus plazas y su arquitectura ¡Chile ha sido un gran maestro para mí!


C : ¿Qué le ha enseñado a Ud. el marxismo?


KIRBERG : Conocí muy joven las ideas de Marx y sus seguidores. Diría que contribuyeron a la formación y acción de mi pensamiento, a buscar la raíz de los acontecimientos y, tal vez, a soñar con un mundo ideal, sin miserias ni sufrimientos. Por ese camino me impuse de la existencia de un movimiento internacional en torno a sus ideas y me impresionó. El materialismo dialéctico me ayudó a comprender muchos fenómenos sociales, grandes y pequeños e influyó en mí, casi como una religión. Creo firmemente que se mantiene su vigencia aunque los métodos de sus seguidores deberían cambiar y, de hecho, están cambiando.


C: ¿El socialismo?


KIRBERG : El socialismo me enseñó a idear y a soñar, a configurar una visión del futuro. Era la meta intermedia para, de allí, pasar al comunismo, una sociedad sin clases y sin explotación. Conocí personalmente varios países socialistas de Europa. También permanecí 40 días en Cuba y la recorrí entera. Me impresionó la pasión con que el pueblo cubano emprendía la construcción del socialismo, aparte de las grandes realizaciones que ya se podían apreciar, después de sólo seis años de gobierno, tales como el término del desempleo, el mejoramiento de la vivienda, educación y salud para todos, devoción por los niños, tangible elevación de la calidad de la alimentación, desarrollo de la cultura, etc.

Me cautivó la honestidad, el desinterés, la entrega que evidenciaba ese pueblo; su heroísmo, sus ansias de mejorar, de progresar, que eran impresionantes. A pesar de la fiereza de su enorme enemigo del norte, a pesar de sus presentes grandes dificultades, yo les deseo que sigan construyendo una sociedad mejor.


C : Desde 1917 hasta 1989, el socialismo de corte leninista, fue una gran esperanza para cientos, sino miles de millones de personas. ¿Cuáles cree Ud. que fueron sus logros fundamentales?


KIRBERG : Fue una sociedad preocupada por satisfacer las necesidades fundamentales del hombre: alimentación, vivienda, trabajo, educación salud, arte, etc. En ella se estableció el derecho al trabajo y siempre se cumplió. La lucha por la existencia no era angustiosa. Entre sus logros está la transformación vertiginosa de un inmenso y atrasado país agrario en una potencia industrial: la Unión Soviética, desarrollando desde cero la producción del acero, la electricidad, la industria pesada, la ciencia y hasta los viajes espaciales.

Desde el término de la Segunda Guerra, la existencia de la Unión Soviética como potencia industrial y militar impidió que los países imperialistas se lanzaran en aventuras bélicas mayores, lográndose medio siglo sin conflagraciones mundiales.

Fue una inspiración para las luchas populares, muchas de las cuales ayudó, y algunas de ellas, con gran esfuerzo. Recuerde Ud. las transmisiones de Radio Moscú hacia Chile durante todos los años que duró la dictadura, hecho que contribuyó no poco a la lucha popular contra Pinochet.


C : Sin embargo, el socialismo leninista sobrevive hoy sólo en contados países y nadie sabe hasta cuándo. ¿A qué cree Ud. que se debe su derrumbe en Europa Oriental y su debilitamiento en todas partes?


KIRBERG : En primer lugar, a fallas humanas. El estalinismo caló tan hondo en la organización soviética y produjo tal deterioro que el sistema ya no se pudo recuperar más. Ello, además, producía la incapacidad de adaptar la ideología del marxismo - leninismo a la nueva sociedad que surgía, tanto dentro de sus fronteras como en el mundo capitalista que le rodeaba, especialmente a la luz de los profundos cambios operados por el desarrollo científico y tecnológico.

Por otra parte, y a pesar de considerarse una doctrina científica, la ideología parecía excluir la consideración de algunas características del ser humano que privilegiaban otras satisfacciones, aparte de las más básicas. Entre ellas, está el interés indudable de la gente por decidir su propio destino o, al menos, tomar parte en las decisiones que lo afectan; ansia de otras libertades: viajar, recorrer el mundo, sentido de la pequeña propiedad privada, etc. No se reconoció la importancia de la iniciativa privada, con lo que la sociedad prescindió de su empuje y creatividad. Se perdió así una oportunidad para desarrollar más ampliamente la tecnología, factor muy importante en la competencia mundial, de la que también participaban los países socialistas.


C : ¿Es posible redefinir un socialismo a secas?


KIRBERG : No creo necesario redefinir el socialismo. Sigue siendo el mismo en cuanto a sus principios, con las variaciones que le imponen los nuevos tiempos y la nueva tecnología. Si bien me pueden decir que fracasó en varios países y sus pueblos lo rechazaron, sigo creyendo que hubo errores humanos de conducción - como el estalinismo - que junto a la tremenda presión de los países capitalistas, agudizaron sus problemas y terminaron por provocar el colapso. Pero los principios del socialismo y su perspectiva, a mi manera de ver, siguen vigentes y estoy seguro que volverán, sobre todo en esos países cuyos pueblos conocieron su aplicación.


C : Debe haber numerosas versiones de los principios del socialismo. ¿Cuál es la suya ?


KIRBERG : Una muy simple. Para mí, el socialismo es una sociedad en la que cada persona tiene los mismos derechos y oportunidades para ser feliz a su manera, en los marcos de una convivencia solidaria. Esto implica la ausencia de pobreza, de ignorancia y de todas las formas de opresión y discriminación, es decir, el poder político y económico debe estar desconcentrado, en manos de la gente. Es muy fácil de plantear, pero, como nos enseña la historia, muy difícil de conseguir. Por esto he luchado yo toda mi vida. Y le aseguro que muchos comparten mi sencilla visión del socialismo.


C : Se habla hoy del "triunfo del capitalismo". Francis Fukuyama ha afirmado que se ha llegado al "fin de la historia". ¿Qué opinión le merecen estas afirmaciones?


KIRBERG : Considero que el desaparecimiento del socialismo en varios países no establece el "triunfo del capitalismo", aunque no se puede negar que ha conseguido uno de sus objetivos. Sin embargo, el capitalismo no ha triunfado sobre ninguna de sus lacras: la explotación, la miseria, el hambre, la drogadicción, la delincuencia, la desesperanza, las guerras, las dictaduras, los atropellos a los derechos humanos, la opresión de pueblos enteros, la explotación de la mujer y de los niños, la explotación de un país por otro, los problemas del desempleo, la salud, vivienda, educación, nutrición, higiene, etc., especialmente en los países del "Tercer Mundo", pero que también existen en los países más adelantados. Me vienen a la memoria escenas de miseria, vicio y delincuencia en barrios de Nueva York, a escasas cuadras del campus de la Universidad Columbia, en barrios de Chicago, Baltimore y en algunas ciudades de California, por no mencionar barrios de Londres, Roma o Madrid. No, no creo que el capitalismo haya triunfado.


C : Se ha afirmado que el capitalismo aún tiene todas las debilidades señaladas por Marx, de manera que, inevitablemente, va a entrar algún día en su crisis terminal. Dado que pueden faltar siglos para que esto ocurra, podría pensarse que ningún gobierno con participación de la izquierda debería darse por meta el socialismo. ¿Qué piensa Ud. al respecto? ¿Cuál cree Ud. que debería ser hoy el rol de la izquierda ?


KIRBERG : No comparto la idea de que pueden faltar siglos para que eso ocurra, sin embargo creo que va a tardar algo. Concuerdo con que el socialismo no debería ser considerado una meta en el plazo cercano. En mi opinión, el rol de la izquierda debería ser: unir todas sus fuerzas dispersas actualmente; organizarse eficientemente y luchar por un programa que vaya conquistando modificaciones en el sistema en beneficio de los desposeídos, que en nuestro país suman millones.

En Chile, el avance social y político implica una auténtica democracia, sin ataduras con la dictadura ni senadores designados ni leyes de amarre, con una profunda reforma del poder judicial y un parlamento representativo de la voluntad popular.

El programa de la izquierda debería mostrar un claro camino para conseguir estos cambios, conquistando la mayoría del parlamento, los municipios y llegando a manejar el Poder Ejecutivo. Para serle sincero, esto no lo veo cercano. Tardaría, a lo menos, dos períodos eleccionarios y siempre que se lograra superar pronto las barreras de la unidad de la izquierda, lo que tampoco veo cercano por la influencia de centro y centro-derecha en grandes conglomerados progresistas.


C : ¿Qué es lo más importante que Ud. ha aprendido del Partido Comunista?


KIRBERG: He aprendido muchas cosas y me resulta difícil identificar lo más importante. El Partido me enseñó a luchar por un ideal sin esperar mayor recompensa que el placer de la lucha. Me enseñó a conocer al pueblo de Chile y a su clase obrera. A pensar y actuar con nobleza, honestidad y sinceridad. A querer en compañerismo a miles de militantes, incluyendo los que no se conoce. A comprender que, en el esfuerzo común, tesonero, organizado y disciplinado, está el camino del éxito. Me enseñó el verdadero patriotismo, el realismo y la frugalidad, y a jugarme la vida por una causa en la que creo.

1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   23

Похожие:

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX iconNarrativa del Siglo XX en Argentina

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX iconSolicitud del actor para ser reclasificado en la fase de mediana seguridad

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX icon2. la cultura en los llanos a partir de la mitad del siglo XX

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX iconPreludios al arte del siglo XXI: imaginerías, conceptos, acciones

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX iconW. sachs (editor), Diccionario del desarrollo. Una guía del conocimiento como poder, pratec, Perú, 1996 (primera edición en inglés en 1992), 399 pp
«desarrollo» provee el marco fundamental de referencia para esa mezcla de generosidad, soborno y opresión que ha caracterizado las...

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX iconObra teatral en verso, escrita en lengua quechua, aparecida en el siglo XVIII y que ha despertado una larga polémica desde el siglo pasado hasta nuestros días

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX iconEscultura y pintura del siglo XX escultura de los siglos XX

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX iconCompositor checo, uno de los principales compositores europeos del siglo XIX y junto a Bedrich Smetana, la figura más representativa de la escuela nacional

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX iconPedro Antonio de Alarcón Diario de un testigo de la Guerra de África (Tomo primero)

1999 kirberg: testigo y actor del siglo XX icon1. Best Newscaster Best Public Affairs Host Best Actress for Drama Program Best Actor for Drama Program Best Actress for Comedy Program Best Actor for Comedy Program

Разместите кнопку на своём сайте:
kk.convdocs.org



База данных защищена авторским правом ©kk.convdocs.org 2012
обратиться к администрации
kk.convdocs.org
Главная страница